La leyenda

La leyenda toma forma

Una bella princesa llamada Cuzán, vivió enamorada de Mackech, un valiente guerrero al que convirtieron en escarabajo, para salvarle la vida.

Fiel a su amado, lo cubrió de piedras preciosas y lo prendió a su corazón. La princesa dedicó su vida a cuidarlo y finalmente murió de amor.

Los dioses premiaron la entrega de Cuzán convirtiéndola en la Luna, para que su fiel Mackech pudiera amarla por toda la eternidad. Y desde entonces, todos los enamorados profesan su amor bajo la Luna de Cuzán.

Edit

© Mackech Copyright 2015
Todos los derechos reservados GERALDINA HERRERA VEGA.

Aviso de privacidad | Términos y Condiciones